7.14.2017

Di "sí" más seguido sin perderte a ti misma

Son las 22:17 horas cuando comienzo a escribir esta entrada. Acabo de tomar unas fotografías de la antes agenda, ahora diario, del que les hablaré hoy. Mírenlo, observenlo. Contiene una parte de mí.

Desde pequeña quise llevar un diario donde poner mis sentimientos y pensamientos. Lo hice cuando tenía unos trece años, le confesé a las páginas lo mucho que me gustaba "Bebo", y lo hice de la forma más bonita con la que se puede iniciar uno de esos textos: Querido diario. Por supuesto, el diario, que realmente estaba en las páginas finales de una libreta de alguna clase, fue descubierto. El drama inundó nuestro hogar porque Anahlí estaba poniéndole más atención a un chiquillo que a las cosas que verdaderamente importaban aka la escuela. Bebo dejó de gustarme y los diarios se convirtieron en algo que yo no podría tener porque, al fin y al cabo, sospechaba que siempre encontrarían la forma de meterse en mis cosas y descubrir mis secretos.

Afortunadamente los años pasaron y me pude hacer con una habitación para mí sola. Ahora, mi espacio personal se respeta y lo único que se mueve mientras no estoy son los libros en sus estanterías. Ahora me siento bien para llevar un diario y poder hablar de cómo me siento verdaderamente, de lo que me gusta y me enoja, de lo que odio y lo que idolatro, de los sueños y decepciones, etc. Anteriormente ya hablaba de mis sentimientos aquí en blogger, ya sea a través de cartas o escritillos (aún pueden leerlos si dan clic en las etiquetas que está a lado). Me asusenté muchísimo en estos últimos años porque parece que mi cerebro es capaz de producir ideas y yo son totalmente incapaz de tener la disciplina y fortaleza para desarrollar esas ideas. 

Escribir un diario probablemente me ayude mucho a conocerme más a mí misma, a aceptar errores y ver el mundo desde otra perspectiva. Lo he estado escribiendo en inglés, así que eso también me ayudará un montonal porque aunque me gusta mucho el idioma y lo enseño, no suelo escribir muchos textos en el idioma. Y si los comparto con ustedes, me ayudará a mejorar el blog y espero, me ayude a desarrollar nuevamente mi estilo de escritura. 


Ahora bien, este no es el único diario que tengo. Es el primero que he comenzado a utilizar después del bullet journal, sistema con el que he estado trabajando desde Agosto del año pasado y que me ha permitido llevar un mejor control en mi trabajo, y de mi diario de recuerdos. Esperen pues, encontrar más entradas sobre diarios o journaling. El chiquito que hoy les presento, se llama Seren, de serendipia. Su propósito era ser usado como agenda, pero terminó siendo una mezcla de muchas cosas interesantes y no tan interesantes, así que de pronto descubrí que merecía tener una vida llena de creatividad, un poco de arte y muchísimo de mí; decidí arrancar todas las páginas que no me servían, aquellas llenas de cosas que no importaban para el propósito inesperado de esta agenda. Se ha quedado con pocas hojas y ahora es muy ligero para traer en mano o en la mochila, así que me ha venido de perlas. 

Como no era le plan volverlo algo tan personal, anoté desde playlists hechas por mí, hasta frases y pensamientos cortos, letras de canciones, ideas para mis fanfics... Y ahora tuve que clasificar las páginas con marcadores para poder localizarlos rápidamente en caso de que quiera regresar a alguna página. 

 No llevo un diario para contar lo que hago día a día, detalle a detalle, eso me resultaría un poco aburrido. Sin embargo, me gusta hablar sobre varios temas y reflexiones: por ejemplo, el otro día me llamó una amiga, y hablamos sobre cuánto y cómo me cierro hacia determinadas experiencias y el por qué lo hago. Así que al final concluí: di "sí" más seguido sin perderte a ti misma. Si sé que mis amigos irán por unas micheladas, digo inmediatamente que no iré o que no podré porque no ,me gusta ese ambiente. Pero realmente no es que no me guste ese preciso ambiente porque aun no lo he vivido, pero ya he tenido experiencias previas con personas y alcohol, así que por eso evado ese tipo de escenarios. La conclusión me invita a decir que "sí" a situciones que realmente no conozco, sin perderme a mí misma. El hecho de acompañar a mis amigos, no significa que yo vaya a tomar. Así que intentaré trabajar en ello. 
El 9 de Julio escribí sobre vivir mi vida sin sentirme culpable, sin arrepentirme de vivirla. Y esto surgió porque tiendo a quedarme mucho en casa y no salir. Cuando lo hago, a veces siento que hay alguien detrás de la puerta que está listo para juzgar y decir: no debiste gastar tu dinero de esa manera o  no debiste llegar tan tarde. 

Así que este es el primero diario o journal que les traigo a mostrar. Quizá un día les haga un tour por sus páginas para que puedan conocerme un poquito más. Mientras tanto, me despido.

Con amor siempre, Ana. 

Pd: Terminé a las 00:13 horas del día siguiente. 

1 comentario:

  1. ¡Hola linda!
    Creí que no te seguía en este blog y cuando entré al link que me mandaste, ¡Pum! Resulta que sí, pero aproveché para seguirte en tus otras redes; menos tumblr porque me apareció que no existía, ¿Aún lo tienes?
    En fin, me encantó este post. La verdad que yo intenté tener diarios pero nunca fui constante y no me servía mucho, además vivía escondiéndolo porque bueno, tenía miedo de que lo lean.
    Pensé en hacer un blog pero también me da miedo que me lean o lo que puedan opinar así que no lo sé. A ver si me animo algún día.
    En cuanto a lo de decir "sí" más seguido... te entiendo, suelo decir mucho que no a salidas... y por los mismos motivos, no porque yo haga lo que mis amigos... sino porque tampoco me gusta verlos borrachos a ellos ajjajaja, pero bueno, me gustaría salir más... hacer cosas diferentes.

    ¿La planta de la página esa es real? Porque amé eso, me encantó.
    ¡Suerte con tu diario!
    Besos. ♥

    ResponderEliminar

Escúpelo, que dentro te hace daño.